5 de abril de 2011


¡Menudo disgusto! Me entero a través de El País que Vinçon cierra su sede en Madrid. En el artículo, se preguntan los dueños el porqué de su fracaso en la capital, mientras en Barcelona es todo lo contrario. La razón os la doy yo. Como ex empresaria de tienda de diseño lo he comprobado en mis propias carnes. Madrid es conservadora y por lo tanto, aburridaaaa.
Los que vivimos en “islas” como la zona centro podemos llegar a olvidarlo algunos días pero de repente ocurre que te sales de tu itinerario habitual y te encuentras un domingo con niños repeinados vestidos con pantalones cortos y zapatitos de charol como si de un infante se tratase, ¿dónde sino es “normal” ver niñas con lazos enormes y vestidos propios de la época franquista? Una ciudad dónde El Corte Inglés es sinónimo de diseño, el color marrón es lo más visto, y el pendiente de perla lo más vendido… en fin, que así no mola…

2 comentarios:

  1. ¡Muy fuerte! ¿¿Dónde compraremos ahora los regalos navideños de nuestros padres??

    ResponderEliminar